dimarts, 29 de març de 2011

La lluita per la vida



La lluita per la vida

29 de març de 2011



Ens ha arribat aquest testimoni a través del Mariano, seglar de SMA -Sociedad de Misiones Africanas-; és del Rafa Marco, un company sacerdot que no fa pas gaire se'n va anar al Níger.
Creiem que és bonic i esperançador i per això el publiquem al bloc.
El deixem en castellà, tal com l'ha escrit el Rafa.


La lucha por la vida

En varias ocasiones tuve la oportunidad de pasar por Níger, hace ya años, atravesando el desierto por llanuras donde se pierde el horizonte, quebradas austeras y altivas, dunas de líneas exquisitas, espartales ásperos en una tierra que parece sin medida e inhóspita. Pasan las horas interminables en el vehículo sin encontrar un lugar donde descansar, una sombra donde tomar un respiro, aplastados por el sol, el termómetro bloqueado, y empujados por un viento que no cesa y que arrastra arena, polvo y una ligera angustia que se instala en medio del estómago en cuanto se levanta el sol sobre la llanura.
Entre ráfagas de polvo aparece la silueta de un hombre que nos hace señas. ¿De dónde puede venir por estos eriales? Lleva un gran turbante rasgado por una fisura que descubre el brillo de sus ojos.
- ¿Me pueden dar un poco de agua y sal? entendemos entre palabras y gestos; luego nos sonríe, nos da las gracias y se despide volviendo a sus ventoleras y tierras huidizas.
Nos hemos encontrado con unos camellos que rumian las altas hojas de unos espinos y, al final de la jornada, cuando ya se calma el viento y el sol abandona su agresividad, vemos una caravana a lo lejos que va marcando un camino a la vera de una duna dorada hacia el crepúsculo. Allí dejan la huella unos hombres que conquistan y domestican los espacios más indómitos.
Por los inmensos arenales y sierras del Aïr y del Teneré, por tierras yermas y laderas requemedas me ha sorprendido siempre el palpitar de la vida alrededor de un pozo antiguo donde unos pastores sacan agua para sus rebaños de cabras y camellos, unos niños que juegan con una pelota entre unas palmeras o unas tiendas tuareg donde te invitan a beber un trago de leche o comer el pan cocido en la arena, al sol. Raya a lo milagroso. ¿Cómo es capaz el hombre de vivir aquí? Desde tiempos inmemoriales han dejado sus estelas, sus sueños, sentimientos y actividades en pinturas rupestres de Iferhouan y tantos otros lugares
En medio de esos hombres que caminan contra el viento y el polvo guiando sus rebaños van las Hermanitas de Foucauld con sus cabras, sus burritos dormilones y sus amplias capas de azul cielo estrellado. Pero ¿dónde van? ¿qué buscan? ¿qué pretenden unas mujeres nacidas en Paris, Ciudad Real o un barrio de Varsovia arreando a sus animalitos o curando los ojos de una niña de pelo ensortijado?. Pero ¿dónde vais?.
Me sale casi como un grito de protesta, pero son la imagen más elocuente de la Iglesia de Níger, tan pequeña e insignificante en un inmenso territorio casi tres veces el de España y quince millones de habitantes, y ella con apenas unos miles, la mayor parte venidos de Benín, Togo, Burkina, en medio de un mundo musulmán, el 99% de la población.
Cuando llegué a Niamey en el mes de Octubre pasado y asistí a la asamblea anual de la diócesis de Niamey, lo primero que me llamó la tención en la sala fue el color azul del hábito de las hermanas. Eran cinco, enseguida las fui a saludar y ya me sentí en casa.
En esa asamblea, escuchando los informes de Caritas, de la delegación sobre la formación, la promoción humana… recordaba el inmenso esfuerzo que las comunidades cristianas habían realizado por todo el país en tiempos de hambrunas, sequías devastadoras, plagas y hasta inundaciones en el país más pobre del planeta ganándose la admiración y el cariño de la población. Una Iglesia pequeña, respetuosa del Islam con el que ha cuidado de mantener una relación cercana y amistosa, que ha hecho todo lo posible por la unidad del país y la paz social, que se ha preocupado de los más pequeños y olvidados hasta en los lugares más recónditos del desierto que no están mencionados en ninguna administración, que construye escuelas y colegios donde se da la mejor formación del país, allí están los resultados de fin de curso de todos los años.
Recuerdo una vez que, de paso por la misión de Niamey, durante el desayuno, los padres comentaban las noticias y acontecimientos y esa mañana se hablaba de la lluvia, esa era la noticia: ha llovido 60 milímetros en Dogondutchi, 40 en Zinder, 55 en Dosso…si llueve otra vez de aquí en quince días se habrá salvado la cosecha de mijo de este año, comentaban esperanzados. Me llamó la atención ese interés tan inmediato y hasta acuciante.
- Es que vivimos en un país al borde de la subsistencia y nos agarramos a cualquier signo de esperanza.
Luego me he dado cuenta de que la Iglesia de Niger vive en su seno una situación similar: diminuta, frágil, un peregrino en medio del desierto, pero confiada y alegre, como un fermento en medio de la masa, un signo que no pretende hacer número ni obtener beneficios sino indicar, mostrar un sentido; así se me revelan ahora las comunidades cristianas gurmanchés del Sur, nuestras comunidades sonraïs de Tera o Dolbel y las otras hausa de Dogondutchi y la región bordeando Nigeria.
Esta mañana, en Niamey, hemos tenido una reunión los compañeros de la SMA de Níger y hemos estado hablando del sentido de nuestra presencia en estos pueblos de este país tan pobre que a veces no es nada más que eso, presencia, una mera señal que va cobrando sentido humildemente a medida que aprendemos la lengua, estudiamos las costumbres, convivimos, charlamos en el mercado con los amigos y conocidos que se van haciendo donde siempre surgen acontecimientos, personas, conversaciones que alimentan la esperanza, dan mayor estabilidad en nuestra comunidad, aparecen personas interesadas y se van tejiendo lazos de confianza.
Es la atención a lo pequeño y humilde, a los hombres y mujeres más pobres luchando con ellos por la vida, buscando soluciones, signos que van apareciendo en los pueblos donde menos se espera, sin apagar la mecha que aún humea sino más bien soplando para que vuelva a cobrar vigor.

                                                                                                                             Rafael Marco. SMA.

diumenge, 27 de març de 2011

Payotte a Ourbounna




Payotte a Ourbounna
Març 2011




Hem rebut ja les fotos de la construcció de la payotte a Ourbounna. El pou ja està fet i la payotte quasi acabada. A l'Àfrica les coses van a poc a poc...
Perquè veieu com van les obres us adjuntem les fotos. Personalment trobo aquesta payotte molt agradable. Tant de bo tingui l'oportunitat d'anar un dia  a veure-la personalment!


dimecres, 16 de març de 2011

Witchitchi

Witchitchi




Ens ha arribat una petició d’ajuda a través d’en Marcos, missioner de Misiones Africanas. Ens demana que l’ajudem a construir un pont i un molí per a triturar el gra en el poblat de Witchitchi, a la zona de Donga, a 30 Km. de Djougou, a Benin.

El cost del pont és de 2.960,00 € i el del molí és de 1.309,00€. Total: 4.235,00€.

Witchitchi és un dels 27 pobles de la parròquia i té dos problemes. L’un és que el poble queda incomunicat a l’època de pluges (5 mesos) i per això demanen de fer un pont petit però sòlid. I l’altre és que en el poble no hi ha cap molí i les dones han de fer 5 Km. per poder tenir farina de blat que és la base alimentària de cada dia. Amb la construcció del molí ajudaríem a les dones i a la vegada a tot el poble que són més o menys 500 persones.
La població col•laborarà amb la mà d’obra i la sorra per a la construcció i les dones s’encarregaran de la gestió i manteniment del molí.
El pont pot trigar i un mes a construir-se i el molí un altre mes.
Ens ha semblat un bon projecte i hem decidit acceptar-lo.

El més sorprenent i agradable ha estat que, abans de poder comunicar a amics i col•laboradors les dades concretes del projecte, ja hem recollit els diners necessaris. I ho explico perquè és bonic i també una bona idea. Un matrimoni que ha celebrat un aniversari “rodó” ha demanat a la família i amics que en comptes de regals fessin una aportació a Abló Pkédé. I així ho han fet. Gràcies a les generoses aportacions i a altres donatius que hem estat rabent des de Nadal hem pogut finançar tot el projecte i avui hem fet ja la transferència. Bona idea això del regal-donatiu, no us sembla?
Però no us preocupeu perquè tenim ja un altre projecte en marxa; ens falten petits detalls i de seguida us el farem conèixer.
I si algú vol anar fent ja algun donatiu us recordem el número de compte corrent de la Caixa d’Enginyers: 3025 0001 17 1433406833