dilluns, 7 de juliol de 2014

Plaques solars a Parakou


Plaques solars a Parakou


Ja tenen llum a la missió!
El mes de maig les religioses franciscanes de Parakou ens demanaven plaques solars per augmentar les que ja tenien a Kaki Koka.
Aconseguits els diners els hi hem enviat i hem rebut ja les fotos i una carta de Pasqua amb el seu agraïment.

Adjuntem carta d'agraïment




DE LAS HERMANAS FRANCISCANAS                                  
                                                                                            MISIONERAS DE LA MADRE DEL DIVINO PASTOR                                              


 Una vez más hemos sentido la fuerza de la unidad y la colaboración. Y como nos decía el pregón pascual de la noche de Pascua: donde estaba la oscuridad, se volvió a alumbrar. El trabajo o está terminado pero lo más fuerte y costoso ya está funcionando.
Como podríamos subsistir en estos lugares sin la ayuda del resucitado? El sigue haciéndose presente a través de los hermanos, unos desde aquí y otros desde más lejos, todos hacemos posible esta gran misión de hacer presente el amor de Dios a todos los hombres, sean de un color u otro, sean una etnia u otra, sea quien sea.
Solamente por amor y desde el amor es posible esta acción misionera. Las ciudades se desarrollan y crecen, pero los pueblos pequeños, formados de emigrantes, sin medios para hacer inversiones  quedan en el olvido. Solo los misioneros se hacen uno de ellos y comparten su condición de vida e intenta ofrecerles otra visión y otras posibilidades.
En los 24 años que llevamos presentes en el medio hemos hecho mucha sensibilización, mucho acompañamiento, ….. y esperamos que algún día esta gente pueda vivir de una manera más digna.                   Ya empezamos a ver algunos destellos y acciones concretas que apoyan nuestra esperanza. Sabemos que hay mucha gente detrás de nosotras, apoyando directa o indirectamente esta obra.
Entre ellos no podemos dejar de destacar vuestra asociación: ABLÓ PKÉDÉ que ya colaboró para ayudar a buscar otra manera de trabajar, sobre todo las mujeres, y poderse ganar la vida.
El dispensario equipado, enfermeras bien preparadas, y la ayuda para ofrecerles precios asequibles hacen posible reducir la mortandad de niños, de adultos etc.
Ya vamos a dar otro salto y este año vamos a empezar a trabajar en la educación. Comenzaremos por una guardería-preescolar para que las madres puedan ir al trabajo libres y prepararles para comenzar el colegio motivados y buscando un buen rendimiento.
La palabra gracias se nos queda pequeña para expresaros nuestro sentimiento, nuestro  agradecimiento y nuestra unión hacia vosotros y hacia Dios que os envía a colaborar activamente con nosotras.
NUEVAMENTE GACIAS HERMANOS.

                          Comunidad de Kaki-koka